Oficina: 661 Chrislea Rd. Unit 1, Vaughan ON. L4L 0C4, Canada | Tel: 416-738-0736

LAS MANIFESTACIONES DE LA REBELION DEL HOMBRE

Las manifestaciones de la rebelión del hombre.

Por: Watchman Nee

¿En qué aspectos particulares se manifiesta con mayor evidencia la rebelión del hombre? En las palabras, en los razonamientos, y en los pensamientos.

  1. Las palabras son el escape del corazón. El hombre que es rebelde de corazón bien pronto proferirá palabras rebeldes, porque de la abundancia del corazón habla la boca. Para conocer la autoridad, debemos tener primeramente un encuentro con ella; de otro modo nunca vamos a obedecer. El meramente oír el mensaje de obediencia es totalmente ineficaz. Debemos tener un encuentro con Dios; entonces será puesto el fundamento de la autoridad de Dios en nuestra vida. Después, cada vez que digamos una palabra rebelde -no, aun antes que la pronunciemos, nos daremos cuenta de nuestro pecado y de este modo seremos refrenados en nuestro corazón. Si hablamos palabras rebeldes sin restricción alguna, y no sentimos ningún refrenamiento interior, quiere decir que, sin duda alguna, jamás hemos tenido un encuentro con la autoridad. Es mucho más fácil proferir palabras rebeldes que realizar actos rebeldes.

La lengua es difícil de domar. Bien pronto la rebelión de un hombre se expresa por medio de su lengua. Puede que esté de acuerdo con una persona en su presencia pero murmure de ella a sus espaldas; puede que guarde silencio frente a un hombre pero luego tenga mucho que decir en alta voz. No es difícil usar la boca en rebelión. La gente de la sociedad actual es rebelde; solamente sirve de labios y se somete aparentemente. La iglesia debe ser diferente; En ella debe haber obediencia de corazón. Se sabe fácilmente si hay o no esta clase de obediencia en una persona, por las palabras que salen de su boca. Dios busca la obediencia de corazón.

Cam divulgó la falta de su padre. Veamos lo que hizo Cam cuando vio la desnudez de su padre. Salió a contárselo a sus hermanos Sem y Jafet. El que es insubordinado en su corazón siempre espera que caiga la autoridad. Por eso Cam logró la oportunidad de revelar la falta de su padre. Al hacerlo probó plenamente que de ningún modo estaba él sujeto a la autoridad de su padre. De ordinario, se sometía aparentemente a su padre; pero esta sumisión era sin entusiasmo. Ahora, sin embargo, había descubierto la debilidad de su padre, así que aprovechó la oportunidad de contárselo a sus hermanos. Hoy día muchos hermanos, debido a la falta de amor, se gozan en criticar a la gente y se complacen grandemente en revelar las faltas de otros. Cam no tenía amor ni sumisión. El es una manifestación de la rebelión.

Citas bíblicas: 2 Pedro 2:10-12; Efesios 5:6; Judas 1:8-10; Mateo 12:34

  1. Las razones La rebelión del hombre contra la autoridad se manifiesta en palabras, razones y pensamientos. Si no conoce la autoridad, hablará palabras denigrantes, palabras que generalmente se originan en su razón. Cam tenía sus razones para difamar a su padre, pues Noé estaba desnudo. María habló contra Moisés a raíz del casamiento de su hermano con una mujer cusita. Sin embargo, el que se somete a la autoridad vive bajo autoridad y no dentro de lo razonable. Coré y su séquito con 250 dirigentes murmuraron contra Moisés y Aarón, diciendo: “Toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová?” (Números 16:3). También ellos tenían sus razones; palabras calumniosas como aquellas son producidas generalmente por la razón.

Datán y Abirán parecían tener razones más poderosas aún, pues contestaron a Moisés, diciendo: “Ni tampoco no has metido tú en tierra que fluye leche y miel, ni nos has dado heredades de tierras y viñas. ¿Sacarás los ojos de estos hombre?” (versículo 14). Lo que querían decir era que sus ojos podían ver con más claridad cómo era la tierra allí donde estaban. Cuanto más reflexionaban, tanto más poderosas parecían ser sus razones para desconfiar de Moisés. La razón no puede permitir la reflexión, puesto que lo único que ésta hará será agravarla aún más. La gente de este mundo vive en la esfera de la razón. ¿En qué, pues, nos diferenciamos de la gente mundana si también nosotros vivimos en esa esfera?

Es muy cierto que para seguir al Señor tenemos que sacarnos los ojos de la razón. ¿Qué es lo que gobierna nuestra vida? ¿La razón o la autoridad? Cuando seamos iluminados por el Señor, seremos cegados por la luz, y nuestras razón será desechada. Pablo quedó ciego con la gran luz que lo iluminó en el camino a Damasco; desde entonces ya no se fió de su propia razón. Moisés jamás se sacó lo ojos; sin embargo, actuó como si fuera ciego. Tenía argumentos y razones; pero en obediencia a Dios vivía por encima de la razón. Los que están bajo la autoridad de Dios no viven por la vista. Los siervos de Dios tienen que liberarse de la vida de la razón. La razón es la primera causa de la rebelión; por eso es que no podemos controlar nuestras palabras a menos que primero tratemos detalladamente con nuestra razón. Salvo que el Señor nos libre de la esclavitud de la razón, tarde o temprano diremos palabras denigrantes.

Parece fácil hablar de la liberación de la vida de la razón. Pero como seres racionales, ¿cómo podemos refrenarnos de argumentar con Dios? Ello parece sumamente difícil. Razonamos desde la niñez hasta la edad adulta, desde nuestro estado de incrédulos hasta ahora. El principio básico de nuestra vida es el razonamiento. ¿cómo, pues, podemos dejar de razonar? ¡Dejar de hacerlo requiere literalmente la vida misma de nuestra carne! Es por eso que hay dos clases de creyentes: los que viven en la esfera de la razón y los que viven en la de la autoridad.

Preguntémonos: ¿Dónde vivimos hoy?

Citas bíblicas: Romanos 9:11-24

  1. Los pensamientos. El nexo entre la razón y el pensamiento. El hombre manifiesta su rebelión no sólo en la palabra y la razón sino también en el pensamiento. Las palabras rebeldes provienen del razonamiento rebelde y el razonamiento a su vez se origina en el pensamiento. Por eso el pensamiento es el factor dominante de la rebelión.

La cita 2 Corintios 10:4-6 es uno de los pasajes más importantes de la Biblia, porque en estos versículos se señala especialmente el aspecto particular del hombre en donde se requiere la obediencia a Cristo. El versículo 5 dice: “Llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”. Esto indica que la rebelión del hombre se halla fundamentalmente en su pensamiento.

Pablo indica que debemos destruir argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios. Al hombre le gusta construir argumentos como fortalezas alrededor de su pensamiento; sin embargo, es preciso destruir estos argumentos y llevar cautivo el pensamiento. Los argumentos deben ser desechados; pero el pensamiento, devuelto. En la guerra espiritual, es preciso tomar por asalto las fortalezas antes de poder llevar cautivo el pensamiento. Si no se desechan los argumentos, no hay ninguna posibilidad de llevar el pensamiento del hombre a la obediencia a Cristo.

La palabra “altivez” del versículo 5 es “edificio alto” en el original. Desde el punto de vista de Dios el razonamiento humano es como un rascacielos

que obstruye el conocimiento de Dios.   En cuanto un hombre comienza a argumentar, su pensamiento queda sitiado y, por lo tanto, no es libre de obedecer a Dios, puesto que la obediencia es asunto del pensamiento. La razón manifestada exteriormente se convierte en   palabras; pero cuando los razonamientos se ocultan adentro sitian el pensamiento y lo dejan incapacitado para obedecer. El hábito de razonar del hombre es tan grave que no puede ser destruído sin batalla.

Con todo, Pablo no usa la razón para luchar contra la razón. La inclinación mental a argumentar debe ser enfrentada con armas espirituales, es decir, con el poder de Dios. Es Dios quien combate contra nosotros, porque nos hemos convertido en sus enemigos. Nuestro hábito mental de razonar es algo que heredamos del árbol de la ciencia del bien y del mal; pero qué pocos son los que se dan cuenta de cuánta dificultad le ocasionan estas mentes nuestras a Dios. Satanás emplea toda clase de argumentos para esclavizarnos a fin de que, en vez de dejarnos aprehender por Dios, nos convertimos en enemigos suyos.

Génesis 3 ilustra a 2a a los Corintios 10. Satanás discutió con Eva, y ella, al ver que el árbol era bueno para comer, respondió con un argumento. No escuchó a Dios, porque tenía sus razones. Cuando prevalece la razón, el pensamiento del hombre cae en una trampa. La razón y el pensamiento están estrechamente unidos; la primera tiende a capturar al segundo. Y una vez que el pensamiento es capturado, el hombre se siente incapaz de obedecer a Cristo. Por lo tanto, si de veras queremos obedecer a Dios, tenemos que saber cómo la autoridad de Dios destruye a las fortalezas de la razón.

Cita bíblica Romanos 9:11-24.

Leave a Reply