Oficina: 661 Chrislea Rd. Unit 8, Vaughan ON. L4L 0C4, Canada | Tel: 416-738-0736

Historia Verbo Internacional

Corría el 4 de febrero de 1976, las imágenes del desastre ocurrido por el terremoto en Guatemala daban la vuelta al mundo, los principales noticieros trasmitían el desastre ocurrido en el pequeño país Centroamericano. Mas de 35,000 muertes y destrucción formaban el cuadro estremecedor que llenaba de dolor y angustia a toda la comunidad internacional.

Meses atrás, un grupo de jóvenes ex hippies, muchos de ellos recién rehabilitados de las drogas y ex miembros del movimiento Peace And Love, se habían internado en un Rancho llamado el Faro en Eureka, California; en ese lugar, habían encontrado el entusiasmo, cuidado, paciencia y amor del pastor Jim Durkin (fundador de Gospel Outreach). Ese día, estos jóvenes cristianos, al estar frente a los medios de comunicación, eran cautivados al ver el dolor de miles de guatemaltecos.

En la mente de cada uno de los jóvenes que se encontraban en Rancho El Faro, surgía la siguiente pregunta: ¿era la oportunidad de servir a Dios que tanto habían estado esperando?, ¿Seria acaso que el dolor que sentían por Guatemala, era un mensaje de Dios? ¿ eran las emociones aventureras de un grupo de jóvenes?.

Fue así, como Carlos Ramírez, uno de los pastores de Gospel Outreach,   dispuso viajar a Guatemala para ver las posibilidades de servicio dentro de los damnificados. Mientras tanto, el corazón inquieto de estos jóvenes, palpitaba fuertemente por emprender esta aventura de servicio al prójimo y unirse a la reconstrucción de Guatemala.

Debido a la insistencia de ellos, el liderazgo de Rancho El Faro, acepto que estos intrépidos soñadores, conformado por 10 familias, consiguieran varios vehículos viejos y sin hablar nada de español, emprendieron el viaje de mas de 3,000 millas, viniendo en caravana desde Estados Unidos para auxiliar a la mayor cantidad de guatemaltecos posible.

Llegaron a Guatemala para ayudar a reconstruir materialmente casas; pero Dios tenía un plan diferente en mente.  EL quería reconstruir un pueblo. Estos voluntarios rentaron un lugar en las afueras de la capital de Guatemala, al sur,  y para ir a las zonas de reconstrucción, debían de pasar por la Avenida de las Américas, donde veían a los jóvenes de la clase media y alta, desperdiciando lamentablemente sus vidas en sólo diversión y vanagloria. Entonces, los jóvenes cristianos oraban a Dios, pidiendo una oportunidad de mostrarle a esta gente el verdadero Camino, la Verdad y la Vida.

Al mismo tiempo, en Guatemala se reunía un pequeño grupo de personas, todos pertenecientes a la clase media alta de la sociedad guatemalteca. Ellos tenían en común una sed espiritual porque de diferentes maneras, sus corazones estaban siendo inquietados por el Dios a quien aún no conocían.  Cuando estaban juntos, leían la Biblia y trataban de entender el mensaje.  Varios de ellos eran esposos de devotas cristianas, aunque de reciente conversión…

Un día, un anuncio de que se vendía un refrigerador usado puso en contacto a ambos grupos y Dios hizo una Sagrada Mezcla de ellos, con lo que se incrementó de repente el número de los “del campamento”.  Pronto la interacción dio fruto: Los misioneros de California podían dirigir a los nuevos miembros en la Verdad del Evangelio y necesitaban recibir inapreciables lecciones culturales y enseñanza en cómo encajar en la sociedad guatemalteca. Fue una verdadera ministración mutua y todo lo había planeado el Señor.

Las cosas no fueron fáciles, pero fue así, que con el respaldo del Señor, comenzaron a construir miles de casas; por ejemplo, la colonia que hoy se conoce como “La Carolingia”, paso por las manos bondadosas de estos hombres y mujeres. Ellos a su vez, predicaban con gozo del evangelio del reino a cada persona que conocían. Su acento extraño, y su estilo de vida diferente, era motive suficiente para que las personas se mostraran curiosas de conocerles.

Por medio de las relaciones de amistad que crearon y el amor que mostraban a la comunidad, se establecen en San Juan Sacatepéquez, en una granja llamada Dos Alicias. De allí en adelante comienza la aventura de conocer y experimentar la grandeza de Dios, en donde usted y yo amado lector, hemos sido bendecidos al encontrar el regalo de Jesucristo y de la vida eterna.

Es así, como surge después de un desastre en Guatemala, Ministerios Verbo. Lugar donde Dios nos permite ser los pioneros en la educación cristiana, transformar la danza y alabanza, introducir los principios del evangelio del reino, en resumen, ser protagonistas en la historia cristiana de Guatemala y Latinoamérica.

Dios tenia muchos planes mas en mente que solo construir casas, Dios estaba interesado en construir los cimientos de esta nación. El día de hoy, con escuelas cristianas, una Universidad, orfanatorios, con mas de 35 iglesias en Guatemala y mas de 70 iglesias en toda Latinoamérica y Europa, miles de personas han reconocido a Jesús como su Señor y Salvador. Por tal motivo, es un alto honor, decirle a nuestro Señor, gracias por permitirnos celebrar en el 2016, cuarenta años de glorificar y expandir el nombre de Jesucristo en la tierra!

ALCANZANDO A LAS NACIONES

  “… id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;  enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”    Mt 28:19 y 20

 Estas palabras no fueron olvidadas por los hombres y mujeres de Ministerios Verbo.  Equipos han sido enviados a las vecinas naciones latinoamericanas desde la fuerte base guatemalteca. Iglesias vibrantes y llenas de espíritu pronto surgieron en diferentes países, trayendo al pueblo creciente las buenas nuevas de la vida eterna.

Hoy en día, varios miles de hombres, mujeres y niños han llegado a conocer una nueva vida y un nuevo propósito en Jesucristo a través del esfuerzo de Ministerios Verbo.  Se están formando discípulos en doce naciones en el continente americano, incluyendo los Estados Unidos de América y Canadá, y en el viejo continente hemos principiado por España, para llevar a cabo la llamada “Gran Comisión.”

 Otros miles de personas han experimentado la verdadera religión, (Stgo 1:27)  La caridad cristiana en las escuelas, orfanatorios y ministerios médicos establecidos por fieles siervos de Dios. Lo que comenzó como una semilla sembrada en los corazones de unos jóvenes creyentes hace más de 40 años, ha crecido para tomar un lugar entre los más efectivos alcances misioneros en América.

En los Estados Unidos, la primera iglesia Verbo había sido comenzada por un guatemalteco en New Orleans en 1978. Esta congregación 1982 se unió a la familia de iglesias Verbo.

El fenómeno que se dio en New Orleans se ha repetido en varias ocasiones en otras localidades, dando lugar a lo que llamamos “Adopción” Cuando una congregación autónoma busca una relación de pacto para integrarse a nuestra familia, reconociendo la necesidad que todos tenemos de vivir nuestro cristianismo dentro de los parámetros apostólicos y conociendo el  fundamento de Verbo, ambas partes recibimos confirmación de Dios de que debemos ser una sola familia.

De esa manera, hemos visto crecer nuestra familia con congregaciones en Canadá, Estados Unidos, México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Ecuador, Colombia, Perú, Brasil, España.

Al mismo tiempo, no abandonando el mandamiento original, hemos enviado equipos a iniciar iglesias desde cero en muchos lugares como: Toronto, Canadá; San Antonio, Texas; Managua, Nicaragua; Quito, Ecuador; Vancouver, Rio de Janeiro, Brasil; y otros.  Actualmente hay aproximadamente 70 iglesias Verbo en el continente americano… y la tarea no ha terminado. Esperamos que Dios nos siga abriendo puertas en diferentes ciudades y naciones, hasta lo último de la tierra.