Oficina: 661 Chrislea Rd. Unit 8, Vaughan ON. L4L 0C4, Canada | Tel: 416-738-0736

LAS CIRCUNSTANCIAS

LAS CIRCUNSTANCIAS

Por Carlos Velasquez

“En la vida sólo hay un problema y es la forma en que respondemos a las circunstancias”

Muy temprano en mi caminar cristiano, un maestro de Escuela dominical me enseño un concepto que he atesorado toda mi vida y me ha ayudado a sobrepasar muchas circunstancias. Oro que tenga el mismo efecto en ustedes.

  1. La conocida ilustración del vaso con agua hasta la mitad nos recuerda que declararlo medio lleno o medio vacío, depende de nuestra actitud o perspectiva. De igual manera, hoy tenemos un nuevo día delante de nosotros y será bueno o malo, no por lo que acontezca sino por lo que nosotros decidamos hacer con ello.

“… sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. 1 Pedro 5:9”

El apóstol Pedro expresa el mismo pensamiento con estas palabras. Básicamente dice que no es lo que nos acontece lo que decide nuestro destino ni nuestra actitud en la vida, sino la forma en la que nosotros respondemos. Podría pensarse que una persona con algún impedimento físico tiene menos oportunidad de triunfar que otra sin impedimentos, pero abundan los ejemplos de que no es así. Siendo la educación tan importante como es, tampoco es garantía de que alguien sin estudios no pueda prosperar y sobre pasar a otros que si los tienen.

Y en cuanto a las finanzas, pocos son los ricos que habiendo heredado su riqueza, la puedan disfrutar, mucho menos multiplicar; sin embargo la mayoría son los que alcanzaron la libertad financiera como fruto de duro trabajo y perseverancia. En todos los casos, en realidad lo que ha hecho la diferencia no han sido las circunstancias de las personas. Parafraseando las palabras del Señor Jesús “hágase conforme a tu fe”, todo se resume en tu actitud, “hágase conforme tu decidas”

Señor, por años he experimentado esa gran verdad y he disfrutado los beneficios de creerla y actuarla. Ciertamente a lo largo de tu palabra encuentro una y otra vez que nos das la oportunidad de escoger, como cuando dices poner delante la bendición y la maldición, pero ahora comprendo mejor, que no es sólo de decir escojo la bendición; ahora veo que la verdadera respuesta está en la actitud que asumo y es ésta en realidad la que declara lo que escojo.

Señor, añade a las incontables bendiciones que derramas sobre nuestra vida, el poder recordar día a día que la decisión de salir airoso y victorioso ante las circunstancias, tareas y pruebas que afrontemos, está en nuestras manos, mejor dicho en nuestra alma, nuestra actitud.

  1. Dice el refrán que la belleza esta en los ojos del que mira; es decir que nada es en si. Bello o feo, sino que según sea la apreciación de la persona que lo contempla. ¿Acaso tiene similitud con que cada uno decide con que actitud afronta las cosas?

“Porque Según es su pensamiento tal es el”

De la serie de películas de Walt Disney podemos sacar varias analogías o ilustraciones. En esta ocasión me refiero a la Bella y la Bestia. La esencia de la enseñanza es que aquel príncipe fue convertido en esa fiera bestia debido a su mal comportamiento, o sea a su actitud; y solo llego a ser príncipe otra vez hasta que cambio su actitud. Las circunstancias no lo hicieron ni bestia ni príncipe, sencillamente fueron el escenario en el que el evidencio lo que era su actitud.

La Biblia declara de igual manera que las circunstancias tan solo sirven para evidenciar cual es nuestra forma de pensar, nuestro sentido de valores, en otras palabras nuestra actitud. Consecuentemente, paremos a considerar como vemos nuestra condición, nuestras oportunidades, nuestros obstáculos etc. Y luego pensemos mas detenidamente por que creemos que las cosas son como son; si ponemos atención nos daremos cuenta que es nuestra actitud la que esta dictando cuales serán los siguientes pasos y la que los decidirá duros como ir cuesta arriba o relajantes como dar un paseo en el campo. ¿Con que estamos alimentando nuestra mente para que piense como piensa?

Señor, se que tu deseo e intención es que sea esa persona que Tu diseñaste, esa persona que es tu poema y tu inspiración. Se que me dices una y otra vez que todo es posible, que no hay nada que no pueda sobrepasar y ser mas que vencedor; lo que es mas, que no permites ninguna carga o prueba mayor de lo que pueda sobrellevar y salir airoso. Por lo tanto, esos pensamientos de inseguridad, de duda o temor, son falsos, infundados y tan solo un engaño de mi imaginación.

De allí que me ocupare en pensar en tu verdad, en alimentar mis pensamientos con esa certeza de que si he expresado la actitud de la bestia, eso no es mi verdadera personalidad, sino una condición temporal y sujeta a mi voluntad; así que escojo expresar la realeza que es en realidad la forma que me creaste y formaste.

  1. La declaración bíblica de que al que cree todo le es posible, señala el mismo pensamiento de que no son las cosas lo que deciden el resultado sino la fe, o en este caso la actitud, con las que las afrontamos.

“y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.   Mateo 7:27”

Una de las aves que más nos gusta es el águila; sus características y capacidades son tremendas. Por el otro lado está el pavo que en nada se compara al águila. Recuerdo haber leído el contraste entre la respuesta de ambos, el águila y el pavo, ante una fuerte tempestad. El pavo sale arrastrado por los fuertes vientos y desplumándose mientras es llevado por la corriente, contra sus deseos y voluntad, pero es impotente para evitarlo cambiar las circunstancias. El águila, por el otro lado, afronta los mismos vientos y tempestad pero en lugar de ser obligada a ir en cierta dirección decide usar la fuerza del viento para remontarse a las alturas y prácticamente ser sostenida en el aire, sin mayor esfuerzo, por la fuerza del viento que se suponía destruirla. La conclusión entonces es que las tempestades no hacen al águila ni al pavo, solo ponen en evidencia quien es uno y quien lo otro.

De igual manera, nosotros tenemos todo el potencial de ser águilas ante las circunstancias y adversidades que viene a nuestra vida, pero también podemos escoger dejarnos arrastrar por la corriente, actuar como la mayoría culpando a todo y todos por nuestra condición. Recordemos, las circunstancias son retos a nuestro mayor potencial, nuestra actitud decide si las explotamos o si dejamos que nos limiten.

Señor, tu palabra declara que al esperar en Ti, o sea al confiar que sin importar lo que vemos, oímos o sentimos, nos aferramos a lo que esta escrito y declarado por Ti, podemos renovar nuestra fuerza como el águila. Ahora veo mas claramente que esos vientos de adversidad no son sino la forma en la que pienso; que la estructura frágil, o la estructura sobre la roca, son tan solo otra forma de señalar con que clase de opiniones, pensamientos o información estoy filtrando y evaluando lo que acontece en mi vida.

Escojo creer tu fidelidad, tu fortaleza y tu bondad. ¿Por qué gastar mis energías en razonar con la adversidad cuando puedo ponerme de acuerdo contigo?

  1. Es curioso como aceptamos tareas tan asombrosas como la de ser padres, sin estar totalmente preparados, y nos lanzamos a moldear a un ser eterno; sin embargo cosas de menos valor, nos preocupan al grado de paralizarnos y no actuar.

“tus manos me hicieron y me formaron” Salmos 119:73”

Recuerdo haber leído sobre un joven que estaba aprendiendo a cortar diamantes; su maestro le dijo que le dejaría hacer el siguiente corte a uno de los diamantes más caros, más especiales y más bellos. El alumno se puso nervioso y expreso no creerse listo para la tarea. El maestro le aseguro que si podía, pero que para que agarrara confianza, le daría una copia del diamante para que lo estudiara bien. Después de un tiempo de analizarlo y considerarlo, el maestro le dijo que practicara a cortarlo para ir agarrando destreza y confianza y así lo hizo. Sin embargo, después de cortarlo, le pidió al maestro si le podía dar otra copia para probar una vez más antes de cortar tan preciosa piedra. El maestro sonrió, le dio una palmada en la espalda y le dijo.

Hijo, de esa clase de piedras tan delicadas, no hay copias; la que examinaste y cortaste fue la piedra original. El joven se asombro y le dijo, pero maestro, la pude haber echado a perder; a lo que el maestro contesto que sabia que el podía hacerlo, pero si le hubiese dicho la verdad, su nerviosismo lo pudiera haber traicionado. Así somos nosotros, nuestro maestro sabe de lo que somos capaces, sabe que podemos forjar un lindo estilo de vida, un mejor mañana, una familia unida, un negocio exitoso y ha puesto las herramientas en nuestras manos; no dejemos que la inseguridad o temor de estropearla, nos limite de alcanzar el éxito.

Señor, mientras más considero tus maravillas y tu bondad para mi, más crece mi gratitud y mi asombro. Por el otro lado, también me asusta el pensar que he dejado pasar tantas oportunidades por temor a fallar. Pero ahora comprendo que Tú no me pondrías delante de una situación para la cual no me consideraras y supieras capaz. Gracias por tanta bondad y por abrir mis ojos a darme cuenta que Tu eres el maestro y Tu sabes mejor que si puedo y que no, pues Tu me formaste.

  1. Y bien, otra semana se acerca a su fin; seguro que dejamos algo pendiente, otras cosas las pudimos haber hecho mejor, etc.; pero el punto es que ya estamos aquí y vamos para adelante. Gocemos de lo que hicimos bien y aprendamos de lo que pudimos mejorar.

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Eclesiastés 3:1”

Cuantas veces hemos dicho u oído decir: “si tal y tal cosa me pasa, no lo podría soportar, o no sabría que hacer”; luego, con el correr del tiempo ese algo acontece y nos encontramos con que si pudimos lidiar con ello. Sin embargo, si miramos para atrás, es posible que se perdieran tiempos, oportunidades y talvez relaciones por estar temiendo que aquello aconteciera.

El Señor Jesús advirtió precisamente que no se cometiera ese error de estar robándonos del presente por estar afanados con el mañana. Quizás si comprendiésemos que los eventos y circunstancias que vienen a nuestra vida son las herramientas que van forjando nuestro mañana, les pondríamos más atención y cuidado; y así, al ocuparnos de nuestro presente, nuestro mañana estaría forjado. Todo se resume a tener la actitud correcta para el momento presente; proponernos sacar lo bueno de el y disfrutarlo pues es lo que tenemos a mano. Mañana será mejor que hoy porque tendremos más experiencia y mejor actitud.

Señor, al considerar que Tu, el creador y sustentador del universo, el Dios todopoderoso para quien nada es imposible ni difícil, pudiendo haber dicho la palabra para que toda la creación fuese concebida en un instante, escogiste crear cosa por cosa y DIA por DIA, tengo que entender lo insensato de afanarme por el mañana en lugar de experimentar el presente a su mayor potencial.

Te doy gracias por haber meditado en esta semana que ya tengo en mi poder el decidir el resultado de las circunstancias que vienen a mi vida; que no soy victima de ellas sino su conductor y que puedo usarlas según mi voluntad. Gracias por ese don tan especial, ayúdame a desarrollarlo para mi bien y bendición de todos aquellos con los que me relaciono.

“En la vida sólo hay un problema y es la forma en que respondemos a las circunstancias”

Porque

“Dios nos ha dado el poder de llevar a cabo lo que podamos concebir en nuestra mente y corazón”