Oficina: 661 Chrislea Rd. Unit 8, Vaughan ON. L4L 0C4, Canada | Tel: 416-738-0736

DEVOCIONAL

DEVOCIONAL

“…las faltas cometidas en todas las cosas santas…”

Esta mañana, durante mi tiempo devocional, fui impactado grandemente por un comentario de Spurgeon sobre el versículo 38 de Éxodo capítulo 28 “…las faltas cometidas en todas las cosas santas…” No se si ustedes lo habían meditado antes, pero hoy me llamó grandemente la atención pues Spurgeon lo puso así, sin el resto del versículo, por lo cual era imposible pasarlo por alto y me impactó que en lugar de la gran separación y grande contraste que se hace a lo largo de la Biblia, sobre lo inicuo y lo santo, en esta porción se da por sentado que haya falta aún en las cosas santas. Obviamente esa declaración y la aplicación que Spurgeon hace, declarando que aún nuestras ofrendas, nuestra alabanza a Dios, nuestro servicio, en fin todas nuestras manifestaciones y expresiones de servicio a Dios están contaminadas; de hecho la palabra traducida “faltas” en inglés es “iniquidad”, lo que lo pone mas serio; así que fui al diccionario Strong y allí lo define además de faltas e iniquidad, como perversidad. Los dos textos que pone como ejemplo son 2 Reyes 7:9 y el Salmo 51:5; en el primero son los 4 leprosos que recapacitan que al no llevar la noticia al rey, los puede alcanzar su maldad, o sea que ésta consiste en rehusar hacer lo correcto; en el salmo es la porción que declara que “en maldad he sido formado”, refiriéndose entonces al sistema o conducta de vida aceptado y practicado como normal aunque incorrecto.

Poniéndolo de esa manera, obviamente me sentí mal y al igual que el salmista, mi oración fue y es que Dios tenga misericordia, renueve mi espíritu y limpie mi corazón pues no quiero ser un oidor pero no hacedor de la palabra. Desde luego, no pude quedar satisfecho con la declaración aislada del texto así que fui a la Biblia para verlo y es éste: “Y estará sobre la frente de Aarón, y llevará Aarón las faltas cometidas en todas las cosas santas, que los hijos de Israel hubieren consagrado en todas sus santas ofrendas; y sobre su frente estará continuamente, para que obtengan gracia delante de Jehová” Esa es la razón por la que Spurgeon declara que todas nuestras cosas santas consagradas y ofrecidas a Dios van mezcladas con faltas, iniquidad o perversión.

El texto mas amplio es Éxodo 28:36-38 “Harás además una lámina de oro fino, y grabarás en ella como grabadura de sello, SANTIDAD A JEHOVÁ. Y la pondrás con un cordón de azul, y estará sobre la mitra; por la parte delantera de la mitra estará. Y estará sobre la frente de Aarón, y llevará Aarón las faltas cometidas en todas las cosas santas, que los hijos de Israel hubieren consagrado en todas sus santas ofrendas; y sobre su frente estará continuamente, para que obtengan gracia delante de Jehová”

Ya de esa manera, aunque no quita el malestar de saber que aún mis mas sinceros deseos de servir a Dios carecen de esa santidad necesaria y están contaminados, produce una mayor gratitud a la misericordia y gracia de Dios, que desde antes había hecho la provisión para que Su Santidad, manifestada en Jesucristo, fuese la que como filtro o colador, retuviese mis iniquidades y a Él solo llegase lo santo de las ofrendas consagradas. Toma mas sentido para mí que “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Corintios 5:21). Desde luego, eso no es licencia para no buscar caminar cada vez mas cerca de la palabra de Dios, en obediencia y santidad de la verdad, ni excusa para no continuar creciendo en la gracia y conocimiento del Señor, sino que por el contrario, mayor gratitud y renovación de esfuerzo pues veo que aunque estoy falto de tanto, Dios en su gracia y misericordia continúa siendo el autor, sustentador y consumador de mi fe; continúa siendo el que inició la buena obra y quien la está llevando a culminación y que ciertamente, separado de Él NADA puedo.

No se acerca de ustedes, pero hoy mi corazón reboza de gratitud y anhelo ser grato a ese Dios tan misericordioso que aún ha hecho provisión para que mis iniquidades, al ser presentadas a Él, no descalifiquen mi servicio, mis alabanzas y mi devoción. Ciertamente Él practica lo que nos enseña, Él lo examina todo, retiene lo poco de bueno que Él mismo ha puesto en nosotros y desecha lo malo, nuestra iniquidad, por el sacrificio de Cristo.

Carlos

PD: Vi la fecha, hoy es 8 y ese número habla de “nuevos comienzos”

Leave a Reply