Oficina: 661 Chrislea Rd. Unit 8, Vaughan ON. L4L 0C4, Canada | Tel: 416-738-0736

Declaración de Fe

  1. LA SANTA BIBLIA

Creemos que la Biblia y sólo la Biblia es 100% la Palabra de Dios. Ella solamente es la autoridad final en determinar la verdad de todas las doctrinas.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.” II Timoteo 3:16.

“…Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” II Pedro 1:20-21

“Toda palabra de Dios es limpia.” Proverbios 30:5

 Escrituras adicionales: Romanos 16:25-26  

  1. LA TRINIDAD

 La doctrina de la Trinidad o de la Tri-unidad es que en un solo Dios, hay tres personas distintas: El Padre, el Hijo(Jesús) y el Espíritu Santo. Los tres son de la misma sustancia, y son co-iguales y co-eternos.

 “Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.” 1 Juan 5:8

“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza.” Génesis 1:26

“Por tanto, id, y haced discípulos a toda las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.” Mateo 28:19

“Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua, y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre El. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado en quien tengo complacencia.” Mateo 3:16-17    

  1. JESUCRISTO

 Creemos que Jesucristo es Dios el Hijo, la segunda persona de la Trinidad.  Sobre la tierra fue 100% Dios y 100% hombre.  Ha sido el único hombre en vivir una vida sin pecado.

 “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios…y aquel Verbo fue hecho carne.” Juan 1:1,14

“Entonces Tomas respondió y le dijo: !Señor mío, y Dios mío! Juan 20:28

“Dios fue manifestado en carne.” I Timoteo. 3:16

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de Paz.” Isaías 9:6

 Escrituras adicionales: I Timoteo 2:5; Filipenses 2:6  

  1. NACIMIENTO VIRGINAL

 Jesucristo fue concebido por Dios en el vientre de la Virgen María.

 “El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen se halló que había concebido del Espíritu Santo… Porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.” Mateo 1:18,20

“Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.” Lucas 1:35

 Escrituras adicionales: Isaías 7:14; Mateo 1:23; Lucas 1:27-35.    

  1. ARREPENTIMIENTO Y SANTIFICACION
  • ARREPENTIMIENTO: El mandamiento de volverse del pecado en cada área de nuestra vida y seguir a Cristo.

 “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo.” Hechos 2:28

“Así que arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados.” Hechos 3:19

  • SANTIFICACIÓN: El continuo proceso de rendirse a Dios a fin de completar el desarrollo del carácter de Cristo en nosotros.

 “…pues la voluntad de Dios es vuestra santificación.” I Tesalonicenses 4:3

“Y el mismo Dios de paz os santifique por completo.” I Tesalonicenses 5:23

Escrituras adicionales: II Corintios 6:14-18; 3:18; II Tesalonicenses 2:1-3; Romanos 8:29, 12:1-2; Hebreos 2:11.  

6. SALVACIÓN

 Somos salvos por gracia (la cual es inmerecida), a través de la fe en Jesucristo y en su muerte, sepultura y resurrección. La salvación es un don de Dios, el cual no es el resultado ni de nuestras buenas obras, ni de ninguno de nuestros esfuerzos humanos.

 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe.” Efesios 2:8-9

 “…Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley, nadie será justificado.” Gálatas 2:16

 “…Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia.” Tito 3-5

 Escrituras adicionales: Gálatas 3-8; Romanos 19:9-10; Hechos 16:31; Hebreos 9:22.  

 7. LA SANGRE DE CRISTO

 La sangre que Jesús vertió en la cruz del Calvario fue limpia de pecado y es 100% suficiente para perdonar todos los pecados de los hombres. Jesús permitió ser castigado él mismo por los pecados que nosotros cometimos, logrando así que todo ser humano pueda estar libre de la sentencia del pecado (la cual es muerte).

 “…La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.” I Juan 1:7

“…Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre.” Apocalipsis 1:5

“…y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.” Colosenses 1:20

“…porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación.” Apocalipsis 5:9

 Escrituras adicionales: Romanos 3:10-12,23; 5:9; Juan 1:29  

8. CRISTO MORANDO EN LOS CREYENTES

 Un cristiano es una persona que ha invitado al Señor Jesucristo a venir y a vivir dentro de él. El que ha puesto su confianza en lo que Cristo ha realizado por él cuando murió, fue sepultado, y se levantó de la muerte.

 “El Espíritu de verdad…mora con vosotros, y estará con vosotros.” Juan 14:17

“Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a el, y haremos morada con el.” Juan 14:23

“Mas a todos los que lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” Juan 1:12

“Permaneced en mí, y yo en vosotros.” Juan 15:4

 Escrituras adicionales: Apocalipsis 3:20; Romanos 8:11  

 9. RESURRECCIÓN

 Creemos que Jesucristo fue físicamente resucitado de la muerte en un cuerpo glorificado tres días después de su muerte en la cruz. Un día, todos los creyentes en Cristo serán también físicamente resucitados en sus cuerpos glorificados para su eterna recompensa en los cielos con Dios.

 “Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Mirad mi manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo.” Lucas 24:36,39

“El cual (Jesucristo) transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya.” Filipenses 3:21

“Así también en la resurrección de los muertos. Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual.” I Corintios 15:42,44

 Escrituras adicionales: Juan 20:26-28, 21:4, 2:19-21; Hechos 24:15; Lucas 24:16; Filipenses 1:21-23.  

 10. CIELO E INFIERNO

  • CIELO: El Cielo es la eterna morada para todos los creyentes en Jesucristo.

 “Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos.” II Corintios 5:1

“…para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros.” I Pedro1:4

 Escrituras adicionales: Hebreos 11:16; Juan 17:24; Mateos 5:3,12, 20; 6:20; 19:21; 25:34.

  • INFIERNO: Después de vivir una vida en la tierra, los otros serán juzgados por Dios y enviados al infierno donde serán atormentados conscientemente por la eternidad con el demonio y los ángeles caídos.

“Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.” Hebreos 9:27

“Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.” Mateos 25:41

Escrituras adicionales: Apocalipsis14:9-11; 20:12-15; 21:8; Marcos 9:43-48  

 11. BAUTISMO EN AGUA Y LA CENA DEL SEÑOR (DOS EVENTOS SOLEMNES)

 Aunque no somos salvos por estas ordenanzas, Jesus, sin embargo, nos manda que las observemos. Ambas nos recuerdan su muerte en la cruz. El bautismo en agua es una especie de muerte, entierro y resurrección de Cristo, ya que somos bautizados por inmersión para resurgir otra vez a una nueva vida. También la cena del Señor nos recuerda el cuerpo desgarrado y la sangre de Cristo derramada por nuestros pecados. Por nuestra tendencia a olvidar lo que Cristo hizo en el Calvario es que necesitamos de estas dos ordenanzas como un recordatorio de su muerte.

  • BAUTISMO EN AGUA: A continuación de creer en el Señor Jesucristo, al nuevo convertido se le manda por la Palabra de Dios a ser bautizado en agua.

 “Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.” Mateos 28:19

“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno en el nombre de Jesucristo.” Hechos 2:38

  • LA CENA DEL SEÑOR: Un tiempo único de comunión en la presencia de Dios cuando los elementos del pan y del vino, que representan el Cuerpo y la Sangre del Señor Jesucristo, se toman en recuerdo del sacrificio de Jesús en la Cruz.

“…el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mi.  Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mi.” I Corintios 11:23-25

 Escrituras adicionales: Marcos 16:16; Hechos 8:12; 8:36-38; 10:47-48; Mateos 26:26-28; I Corintios 10:16  

12. LA SEGUNDA VENIDA

 Jesucristo regresará a la tierra física y visiblemente por segunda vez a establecer su Reino. Esto sucederá en una fecha que las Escrituras no revelan.

“He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron.” Apocalipsis 1:7

“Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: varones galileos, ¿por que estáis mirando al cielo?. Este mismo Jesús que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”. Hechos 1:9-11

 Escrituras adicionales: Mateo 24:30; 26:63-64; 1Tesalonicenses 4:15-17; 2 Tesalonicenses 1:7-8

 13. SANIDAD DE LOS ENFERMOS

 La sanidad de los enfermos fue ilustrada en la vida y el ministerio de Jesús, y es incluída en la comisión de Jesús a sus discípulos. Fue otorgada como una señal que seguiría a los creyentes.

 “Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados, y sanó a todos los enfermos; para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.” Mateo 8:16-17.

“Y la gente… escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía… y muchos paralíticos y cojos eran sanados”. Hechos 8:6-7.

“Y estas señales seguirán a los que cree: En mi nombre… sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”. (Marcos 16:17-18.

 Escrituras adicionales: Santiago 5:14-16; 3 Juan 2.; Salmo 103:2-3; Isaías 53:5.

 14. EL BAUTISMO EN EL ESPIRITU SANTO (con la evidencia de hablar en lenguas)

 Dado a partir del día de Pentecostés, es la promesa del Padre, enviado por Jesús después de su ascensión, para habilitar a la iglesia a predicar el Evangelio por todo el mundo. Su propósito es el de traer edificación a los creyentes, intensificar su vida de oración, y como una señal para los que no creen.

 “Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne”. Hechos 2:17

“…Y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamaré”. Hechos 2:38-39.

“Y estas señales seguirán a los que creen…hablarán nuevas lenguas.” Marcos 16:17.

 Escrituras Adicionales: Joel 2:28-29; Hechos 1:5,8; 2:1-4; 8:14-17; 10:38, 44-47; 11:15-17; 19:1-6; Mateo 3:1.